destacados, Política, Reportajes, Sociedad — 13 abril, 2016 at 8:40 pm

85 aniversario de la Segunda República: el bastón ‘archivado’de Azaña

por
La pieza histórica perteneciente al último presidente de la Segunda República, el bastón de mando, lleva desde 2007 (dos legislaturas completas) custodiada en la biblioteca Alberto Navarro sin que se decida cómo y cuándo podrá ser mostrada al público. La reliquia reposa en una urna de metacrilato, a la espera de un futuro honroso, cuando se cumplen 85 años de la proclamación de la Segunda República (14-4-1931)

Cuentan que estuvo a punto de acabar, ironías de la vida, en manos del penúltimo rey Borbón de no ser por la rápida intervención de un sacerdote zamorano que no lo consideró especialmente oportuno. Cambió de mano varias veces y acabó escondida en 2007 en el archivo de una pequeña biblioteca a la espera de que alguien decidiese qué hacer con ella. La vara de mando que simbolizó los últimos años de la Segunda República española –de cuya proclamación se celebra el 85 aniversario– y que perteneció a su último presidente, Manuel Azaña, continúa oculta desde su llegada a la ciudad, hace ahora nueve años, sin que se haya concretado ninguno de los proyectos expositivos que debían tener el bastón de carey como pieza central.

La elección de Elda como lugar de reposo de tan emblemático objeto no es baladí, dado que la ciudad fue sede del último Gobierno de la República antes de que sus dirigentes partiesen al exilio. Pero antes viajó por medio mundo. Primero desde México, lugar donde residía la viuda del político español, María Dolores de Rivas, hasta España; donde lo recibió su anterior dueño, Francisco José Alonso, presidente de la Liga Pro Derechos Humanos, y a la postre máximo responsable de que la vara esté actualmente en Elda. Antes de la borbónica anécdota, entre 1996 y 2006, fue custodiado por Jorge Sampaio, presidente de la República Portuguesa y declarado admirador del político español.

La decisión de Alonso, al que cortejaron instituciones para hacerse con tan preciado trofeo, se produjo sin excesiva pompa y en gran parte por el apoyo del pueblo de Elda a las actividades de la entidad que preside en el Sahara. Así, durante la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) de 2007, Juan Pascual Azorín recibió la vara que llegó a Elda para ser guardada en la biblioteca Alberto Navarro y no ser vista nunca más salvo una honrosa excepción: la jornada sobre el fin de la Guerra Civil que se celebró en marzo de 2013, en la que estuvieron presentes Carmen Negrín, nieta del último presidente del Gobierno Juan Negrín y diversos familiares de políticos y militares republicanos

Un proyecto congelado

Ya desde su misma llegada, el bastón republicano estaba llamado a ser el principal reclamo sobre el que vertebrar un proyecto turístico de alcance comarcal sobre los vestigios de la II República en el Medio Vinalopó, que cuenta con símbolos tan importantes como la finca El Poblet de Petrer, refugio del Gobierno republicano en los días finales de la guerra civil; el Fondó de Monóvar, desde donde partieron hacia el exilio y las Escuelas Nacionales, actualmente el colegio Padre Manjón y sede de la biblioteca donde se custodia la pieza. Un proyecto ambicioso que no se pudo poner en marcha bajo el mandato de Azorín, al que quedaban pocos meses al frente de la ciudad antes de la victoria del PP en las Elecciones Municipales de 2007. La vaga promesa de poner en valor estos enclaves históricos se mantuvo al menos durante otros tres años antes de caer nuevamente en el olvido. Recuperado el mando de la ciudad al PP, por el momento, el nuevo gobierno de coalición PSOE-Compromís no ha dado pista alguna sobre el futuro que aguarda a este tótem de la historia.

14 de abril
La última hora sobre el 14 de abril, la mañana de este señalado día, el alcalde Rubén Alfaro, visitó el Archivo Municipal pudiendo comprobar el estado de la preciada reliquia republicana. Alfaro destacó  el valor de este símbolo y la necesidad de buscar un espacio para exponerlo con el fin de que todos los ciudadanos puediesen disfrutar de su presencia. Al mismo tiempo remarcaba el atractivo de este bastón para atraer turismo cultural. “Elda y la comarca es un enclave crucial en los últimos meses de la República y esta circunstancia debe ponerse en valor, como un hecho histórico del que ahora podemos beneficiarnos a través de promocionar el turismo cultural relacionado con estos escenarios de los últimos compases de la Guerra Civil”.

Print Friendly

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>