destacados, Entrevistas, Fiestas — 20 mayo, 2015 at 7:42 pm

Antonio Juan Muñoz, autor de la letra del pasodoble Idella “Los versos de Idella son trozos de fiesta”

por

Pocos dirían que una letra tan cálida, tan evocadora del final de la primavera como es la del pasodoble Idella, surgió de un frío día de enero, al cobijo de la lumbre. Antonio Juan Muñoz, veterano periodista y festero, imaginó otra fiesta para su pueblo inspirado por la pasión nacida en una visita a los Moros y Cristianos de Alcoy en los años 70, y se la regaló en forma de versos y de forma anónima al pueblo de Elda. A día de hoy, la Entrada de Bandas, el acto inaugural, es uno de los más multitudinarios y se ha convertido en un agente cohesionador, un momento en el que festeros y no festeros se unen para cantar una letra que Antonio concibió como un retrato, unas pinceladas que reflejasen esos días tan especiales.

¿Cómo se te ocurrió que Idella debía tener letra?

Hay que irse al mes de enero de 1991, más o menos por la Media Fiesta. Idella ya se había interpretado por vez primera dos años antes, en 1989, sin letra. Aquel mes de enero, con la llegada de la festividad de San Antón, empecé a darle vueltas a la idea de que debía de tenerla. Yo el acto de la Entrada de Bandas ya lo había visto en otras poblaciones festeras, pero donde más impresión me causó, por la cantidad de músicos y por la cantidad de gente que cantaba, fue en Alcoy, a mediados de la década de los 70. Yo nunca había visto una Entrada de Bandas y me emocionó ver cómo la cantaban y que la cantaban de memoria. Pensaba que con aquella Junta Central, la que había en aquel momento, sería difícil conseguir un acto así para Elda, porque tenía una forma de ver la fiesta muy distinta a la que yo tenía, que es muy parecida a como es ahora.

Entonces en 1991, en el campo y a la lumbre porque hacía mucho frío, en la planta baja cuando ya todos se habían ido a dormir, me puse a escuchar Idella con los auriculares, cojo folios y un bolígrafo y comencé a escribir. “Esto encaja, esto no encaja”, la vuelvo a escuchar y así un buen rato hasta que me fui finalmente a dormir. Me puse a ello otro día y a finales de marzo, más o menos, ya estaba esbozado lo que es el pasodoble.

¿Pensabas darlo a conocer o era una idea que querías mantener en privado?

En abril se me ocurrió decirle a los compañeros de Radio Vivir lo que había hecho. Les dije: “Mirad, os vais a reír de mi cuando escuchéis esto, pero le he puesto letra al pasodoble que abre las fiestas, que no la tiene”. Y la reacción de todos fue la de decirme que por qué no nos bajábamos al estudio, cada uno con una copia de la letra para cantarla y grabarla, a ver qué tal quedaba. Y así lo hicimos. De hecho, conservo aquella primera grabación, la pieza original que registramos aquel día, la guardo como oro en paño desde 1991.

Como a todos les gustó me dijeron que la presentase a la Junta Central, pero yo no lo vi buena idea. Uno, porque me conocían ya y tenía claro que los que no eran muy amigos míos la iban a rechazar simplemente por venir de quien venía. La solución fue presentarla de forma anónima, en un sobre, en la sede, con una copia de lo que habíamos grabado. Así lo hicimos, y nos desentendimos. Cuando llegó el mes de mayo, unas dos o tres semanas antes de la fiesta, la Junta Central empieza a buscar al autor de aquella letra. Los compañeros de Radio Vivir, como habían estado en ese primer momento, me pidieron dar la exclusiva. Después de saberse, pedí que se analizase la letra por lo que representaba, no por quién la había compuesto, a sabiendas de que igual podía representar un problema. Al final, Martínez Calvo, que estaba por aquel entonces al frente de la Junta Central porque estaba enfermo Genaro Vera, contactó conmigo y me dijo que, después de haberse reunido, habían decidido seguir adelante con la inclusión de la letra en el pasodoble para que se cantase en la Entrada de Bandas, para ver la reacción de la gente y que si estaba de acuerdo. Y claro, no podía estar más de acuerdo, porque ese era mi objetivo, dar a la gente una letra que hablase de su fiesta y que pudiese cantar.

¿Cómo se preparó todo para aquella primera vez?

Como faltaba poco tiempo, se contrató una pianista para que se hiciese otra grabación y se ajustase mejor la letra. Aquel primer año se contó con un coro, que previamente había ensayado, para que la cantase durante la Entrada de Bandas, además de imprimir los pasquines para repartir a la gente en la plaza. El coro cantó por megafonía y claro, la gente no terminaba de arrancar porque aquello era nuevo. Y así fue un año, otro año y otro año hasta que finalmente se estableció tal y como es ahora, que la gente se la sabe de memoria. Y esto ocurre porque se pone hasta en los colegios, cuando a los niños les ponen música festera. Así la van aprendiendo. Por eso ahora, cuando se interpreta, la mayoría gente la canta sin mirar la letra.

¿De qué manera te sentiste el primer año que viste que aquello comenzaba a arrancar?

Los primeros años, como he dicho, la gente todavía estaba familiarizándose con la letra, pero la aceptación ha ido creciendo. Lo primero que siento allí, cuando estoy entre toda esa gente, es una gran emoción, porque ellos también se emocionan, posiblemente porque es el primer acto. Allí el protagonismo se le da a la música. Sobre todo, lo que me digo a mí mismo: “La que he montado”. Cuando la compuse no podía imaginar que miles y miles de gargantas al unísono cantaran aquella letra que compuse a lado de aquella fogata y que yo pensaba que sería una locura mía. Pero la locura es que toda esa gente la cante al mismo tiempo.

¿Recuerdas algún año en particular? Alguna ocasión en la que se te pusiesen los pelos de punta.

No exactamente ningún año. Conforme vi la evolución de cómo la gente se iba implicando, cada vez que estoy allí me traslado a los años 70 en Alcoy, donde aquella gente cantaba sin papeles el himno de sus fiestas. Lo veo y me digo: “Justo, esto era lo que yo quería para las fiestas de Elda”. Yo quería importar aquello porque me gustó pero, claro, aquella letra era alcoyana, había que hacerla especial para Elda, con estrofas dedicadas a nuestras comparsas, a San Antón, al castillo, a todos esos retazos que componen la fiesta porque Idella es eso, trozos de nuestra fiesta.

La música del pasodoble es del maestro Miguel Villar. ¿Cómo fue tu relación con él?

El maestro Villa fue un gran músico gandiense que falleció hace ya algunos años. Cuando se aprobó esa letra, lo que hice fue intentar localizarle. A través de la radio, que hacíamos un programa de Moros y Cristianos, él intervino y allí le pusimos una grabación de su música con los versos cantados. Al escucharla, pidió venir a Elda a dirigir a los músicos en la Entrada de Bandas para escuchar a toda esa gente cantando. Se pidió a la Junta Central de aquella época, de 1994 y le dijo que sí, que para ese año, que era el 50 aniversario de las fiestas de Moros y Cristianos, viniese a dirigirlas. Ahí le pude conocer personalmente y fue un gran momento.

¿Con el paso de los años has visto algo de aquella letra que cambiarías?

No, no cambiaría nada. Quizás alguna palabra, pero en el 99,99% no tocaría nada de cómo la concebí en 1991. Tocar algo ahora sería marear a la gente que ya la canta de memoria y se tiene que quedar así, con su parte positiva y su parte negativa, si la hay. Después de 25 años no es momento de tocar nada. Quizás al principio se pudiese haber tocado, pero se quedó así. Ocurre una cosa muy curiosa, que surgió cuando se ajustó gracias a aquella maestra pianista. Hay en partitura del maestro Villar unos silencios que la gente no respeta porque no lo sabe. En la estrofa final, que se repite tres veces, la primera vez se canta, la segunda no y en la última, que es el éxtasis final, vuelven las voces. Pero la gente no hace ese paréntesis, porque solo quieren cantar y ya la han hecho suya.

¿Ha sido la letra de Idella tu única creación de música festera o una vez realizada te picó el gusanillo?

Sí he intentado hacer alguna cosa para mi comparsa –N. del editor, la comparsa de Moros Realistas– pero no ha salido adelante por falta de tiempo. Sí lo tengo en mente, como te digo, para mi comparsa, aunque lo que más me llamaba la atención eran aquellas entradas en las que la gente cantaba y ese era mi objetivo, que ya lo conseguí y llevamos con ello 25 años. Aquel sueño se me hizo realidad y lo demás son algunos más pequeños, pero no me genera ninguna urgencia.

¿Tienes alguna anécdota relacionada con la autoría de la letra?

La anécdota es que hay gente que me ha reconocido durante la Entrada de Bandas y ha dicho: “Pero si está aquí, está aquí el compositor”. Y me acercan chavales a darme la enhorabuena y a darme las gracias por haber hecho esa aportación a la fiesta. Y eso me emociona mucho.

Como festero activo, ¿cómo ves la Entrada de Bandas dentro del programa de actos de los Moros y Cristianos?

He conocido a muchas personas que han venido expresamente a ver las fiestas y por alguna circunstancia se han perdido algún acto, pero no se quieren perder la Entrada de Bandas. Es el pistoletazo de salida, una explosión, es como una botella que tienes cerrada durante un año y cuando quitas el tapón estalla. Igual, si fuese un acto intermedio no tendría la misma repercusión, pero ahora está en un momento en el que se llena la Plaza del Ayuntamiento, la calle Colón y cada vez parece que hay más gente y casi no se puede acceder. Se estima que acuden entre 10.000 y 12.000 personas y esperan allí plantados para un acto que dura apenas unos minutos.

Fotografía y vídeo; Eleazar García

Print Friendly

Un comentario

  1. Gracias, maestro. LLevo años yendo a la mejor fiesta del mundo, y cada vez que no puedo ir, se me entristtece el ánimo. Ahora, cada vez que estoy bajico de moral, t aquí en Galicia, pongo la Entrada de Bandas con todo el pueblo cantando Idella y es casi como estar ahí. Cagalderos (ésto último lo digo con cariño) sois los mejores.. Somos los mejores.
    Gracias

Responder a Carlos Fernández Fondado Cancel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>