Cultura, destacados, Educación, Noticias — 11 febrero, 2015 at 12:25 am

Aula de conversa; la vuelta a los orígenes.

por

El Aula de conversa en valenciano, que lleva funcionando cuatro años en la Biblioteca Municipal Alberto Navarro, es una iniciativa nacida con la intención de aportar fluidez oral a  aquellas personas que bien trabajan o estudian, y precisan la lengua para desenvolverse en el ámbito laboral y docente, o simplemente les mueve el placer de aprenderla, recordarla o practicarla. Una vuelta a nuestros orígenes, teniendo en cuenta que en Elda se habló valenciano hasta comienzos del siglo XVIII.

La idea de tener este espacio de referencia parte de un catedrático de filología catalana de la universidad de Alicante; Brauli Montoya, un noveldense afincado en Elda que detecto en su día  la necesidad de localizar un lugar de encuentro para conversar en valenciano. De esta forma  se facilitaba el contacto entre personas que querían practicar la lengua, complementando así un aprendizaje fuera de los cursos reglados.

La asistencia está organizada y generalmente concurren hasta un máximo de  cinco alumnos por sesión junto a un monitor, utilizando una pequeña sala de la biblioteca. Algunos alumnos han concebido su participación como una práctica para acceder a los exámenes orales de la Junta Qualificadora de Coneiximents de Valencià, aunque la esencia del proyecto no es esa, según su creador,  ya que la finalidad, es potenciar el bilingüismo, recordando también nuestros orígenes como valencianoparlantes, recogidos en su tesis doctoral.

En 2011 se firmaba el convenio entre el Ayuntamiento de Elda y la Universidad de Alicante a través de la sede  del LInstitut Interuniversitari de Filología Valenciana, un organismo que agrupa a los investigadores dedicados a esta lengua de tres universidades de la Comunidad Valenciana (Alicante, Valencia y Castellón)

Montoya, recuerda que pese a que en principio se vieron desbordados por la asistencia de personas interesadas, el flujo ha ido menguando en años posteriores hasta regularse. En otros momentos han tenido como monitores a alumnos de prácticas y en la actualidad son voluntarios los que dirigen las conversaciones.

 Luis García Casáñez es uno de estos monitores que actualmente, junto con  Mari Pau Martínez acude en apoyo de los conversadores. El pasado cuatrimestre se abrió el aula cuatro días a la semana aunque en febrero han comenzado con dos días de conversación, martes y jueves de siete a ocho y media de la tarde, una frecuencia que podrá ser ampliada en función de la demanda.
Fotografía y vídeo: Eleazar García

Print Friendly

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>