Ciudadanos, destacados, Reportajes, Sociedad — 21 noviembre, 2015 at 12:45 pm

Comunidad Islámica de Elda: “El terrorismo no tiene religión ni color”

por
Pasan pocos minutos de las siete de la tarde de un viernes. La Mezquita de la Comunidad Islámica de Elda, situada entre el barrio de las Trescientas y San Francisco, se prepara para el quinto rezo. El Imam comienza la llamada mientras algunos miembros de esta comunidad entran en el recinto e inician el ritual del wodou o lavado previo al rezo. Antes se han descalzado y algunos cambian su indumentaria, vistiendo las chilabas que cuelgan organizadas en un perchero. En la puerta de acceso pueden verse unos estantes en los que se coloca ordenadamente el calzado. La primera estancia es amplia y el suelo está cubierto con una moqueta que luce arcos árabes de un rojo intenso. La sala contigua es la destinada al rezo de las mujeres y al fondo, a la izquierda, se descubre un espacio para el estudio; bancos y pizarra de la Madrasa o escuela, en la que los niños aprenden las enseñanzas del Corán

Es el rezo más largo, dura alrededor de siete minutos y la decena de fieles que han acudido se colocan tras el Iman que dirige el rezo junto al mebar –lugar en el que se sitúa para dirigir el sermón o charla de los viernes– y se da paso al quinto y último rezo del día.

Integrados

Mokhtar, el joven presidente de esta comunidad, habla de total integración en la sociedad eldense. Él es un claro ejemplo, forma parte de un grupo de teatro y muestra entusiasmo cuando habla de las fiestas de Moros y Cristianos, un posible foco de conflicto por sus connotaciones históricas. No hay problema. “Lo celebro con mis amigos”, asegura. Comenta la buena relación que mantienen con los vecinos y la familiaridad de algunos miembros del colectivo – vendedores de mercadillo– que son muy conocidos por este hecho entre el entorno. Dicen, además, no haber tenido problemas con signos tan visibles de su religión como el velo en las mujeres o las niñas en los colegios, todo, afirman, se ha desarrollado con absoluta normalidad. “Nos sentimos muy de aquí”.

La mezquita lleva algo más de dos años de actividad en esa ubicación y el Imam, Mohamed, lleva un año y medio en este lugar. Aseguran que son muchos los árabes y musulmanes que viven entre Elda y Petrer pero “no todos vienen a rezar”. No obstante, los días de culto como el viernes, llegan a orar desde otras poblaciones como Monóvar o Novelda.
La mayoría de los integrantes de esta comunidad son marroquíes, aunque “también tenemos argelinos y hay dos sirios que llevan viviendo aquí más de veinte años”.
El Imam recalca la buena sintonía que mantiene con sus vecinos. “Igual me dejan encargado para pagar un recibo de agua una vecina –si tiene problemas y está trabajando- y yo lo hago tranquilamente. Existe muy buena armonía con todos”. Él es el que dirige a la comunidad, “el que va delante”, como indica su propio nombre y el que escucha y aconseja. También tiene a su cargo a los más jóvenes, los niños, que acuden a la escuela o Madrasa para estudiar el Corán y aprenden a leer y escribir el árabe. Allí, sin embargo y ante todo “aprenden a respetar a los demás”.

Repulsa

La comunidad condenó de forma inmediata los atentados de París del viernes 13 de noviembre en las redes sociales, con el siguiente comunicado: “Los musulmanes de la Comunidad Islámica Albaraka de Elda denuncian y condenan enérgicamente la brutal agresión sufrida en Parias por los terroristas y también extienden nuestras más profundas condolencias a los familiares de las víctimas”.
Mokhtar añade que “lo que están haciendo en Francia nos afecta, no tiene sentido y encima matan por Alá y eso no está bien. El profeta dice que si tu matas a una persona es como si matases a toda la humanidad. Hay que respetar a todo el mundo, sea musulmán, cristiano o lo que sea”
El Imam insiste en que “lo que pasa nos duele, y sentimos que la gente malinterprete. Hay que respetar a los demás”, señala Mohamed. “La religión está muy lejos de esas cosas. No sé dónde las aprenden. La charla de los viernes es muy importante, hablamos de lo que ha pasado durante la semana”.
Respecto a la vinculación terrorismo-islam, Mokhtar señala que “el terrorismo no tiene religión ni color. En ETA no eran musulmanes y mataron a mucha gente. Lo que no permitimos es que ahora se mate en nuestro nombre. En París han muerto dos marroquíes. Nosotros hemos vivido también el terrorismo en nuestro país”.
Por último añade que las puertas de esta comunidad están abiertas a todo el mundo.
Finaliza la jornada y la mezquita cierra sus puertas en el día de la semana más importante para los musulmanes… el viernes.

Print Friendly

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>