Datos, Política, Reportajes — 13 marzo, 2015 at 9:21 am

Democracia en dos colores: la historia electoral de Elda (I)

por
Este 2015 recién estrenado se anuncia desde antes de su inicio como un año de cambios. En los próximos meses, estamos llamados a las urnas dos veces en unas elecciones que, si las encuestas y el sentir de la calle están en lo cierto, acabarán con la alternancia de los dos partidos mayoritarios en el poder y darán voz a formaciones que recogen el descontento de la sociedad, en un extremo u otro. La ciudad de Elda no ha sido la excepción en el juego del bipartidismo en los 36 años de comicios democráticos, con casi dos décadas de gobierno socialista concentrado en un solo hombre, Roberto García Blanes, un fugaz alcalde popular, Camilo Valor; las agónicas victorias y los pactos del PSOE de Juan Pascual Azorín y las contundentes victorias del PP de Adela Pedrosa en pleno tiempo de crisis. Con las listas y candidatos todavía por decidir, sin saber cuántos eldenses aspiran a convertir las inquietudes de sus conciudadanos en votos, repasamos los resultados electorales de la historia de una democracia que, de momento, se escribe solo a dos tintas.
El inicio
El 3 de abril de 1979, 53 mesas electorales esperaban a los adultos de la población para que ejerciesen un derecho perdido durante más de 40 años. Los datos de las primeras elecciones en Elda tras la aprobación de la Constitución demuestran que una gran parte de la ciudadanía todavía no había entrado en el juego democrático. De los 35.167 habitantes llamados a las urnas únicamente acudieron 21.523, un 61,20 por ciento, lo que dejó una abstención del 38,80 por ciento, una de las más altas de las nueve legislaturas. La victoria en estos primeros comicios, en los que se presentaron 6 listas, se la llevó el PSOE, con Roberto García Blanes que inauguraba un periplo como primer edil que duraría 16 años. A los 10 concejales que obtuvo la formación socialista se unieron los cinco del Partido Comunista de España (PCE) para que García Blanes fuese investido como alcalde. La Unión de Centro Democrático (UCD), partido que había ganado las elecciones generales solo unos meses antes con Adolfo Suárez al frente, consiguió 8 concejales, mientras que la Coalición Democrática, germen de Alianza Popular y a la postre del Partido Popular, consiguió 2. La Coalición Electoral Moviment Comunista del País Valencià (MCPVOEC) y la Organiación Revolucionaria de Trabajadores (ORT) se quedaron fuera.

Arrasa el PSOE
Los socialistas seguían avanzando en su asalto al poder en todo el territorio nacional. Adolfo Suárez había dimitido a los dos años de ganar sus segundas elecciones, desgastado por la presión de un parlamento en pañales, la crisis económica y los envites de la izquierda. El intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981, solo unos días después de la dimisión de Suárez, puso una piedra más en el germen de la renovación política que encarnaba el PSOE de Felipe González y que cristalizó en los comicios generales de octubre de 1982.
En Elda, en las elecciones del 8 de mayo de 1983, el mensaje de que un voto podía cambiar la cosas ya había calado y la abstención se redujo en 10 puntos. Un total de 26.938 ciudadanos ejercieron su derecho legítimo para dar al PSOE el mejor resultado de su historia, con un 67,92 por ciento de votos a su favor y un total de 17 concejales que permitieron a García Blanes gobernar en solitario. La candidatura de la coalición AP-PDP-UL-U, liderada por Alianza Popular y encabezada por José Peñataro, se consolidó como segunda fuerza con 6 concejales y el apoyo del 24,23 por ciento de los electores. Las otras dos listas que presentaron candidaturas también consiguieron poner a sus cabezas visibles dentro del consistorio. Mientras que el PCE-PCPV se desinflaba con solo un 6,71 por ciento de los votos y un solo concejal, aparecía en escena el sindicalista Juan Pascual Azorín encabezando la Candidatura Independiente Elda (CIE). De la UCD, ni rastro.
Consolidación y caída de García Blanes
Es en los años siguientes cuando el mapa político se acerca a lo que hemos conocido en los últimos 20 años. Los partidos se reordenan, se fusionan, se refundan o renacen de sus cenizas, pero es el PSOE quien tiene la sartén por el mango en la década siguiente.

La siguiente cita con las urnas, en junio de 1987, con unos índices de participación casi idénticos a los de 1983, se resuelve con una nueva victoria del PSOE. Sin embargo, es una victoria amarga. La velocidad con la que habían irrumpido solo cuatro años atrás, arrastrados por la victoria aplastante de González en la España post23-F, pierde revoluciones, lo que se traduce en un 20 por ciento menos de votos y 12 concejales, 5 menos que en los comicios anteriores. No obstante, el apoyo de la recién estrenada coalición Izquierda Unida (IU-UPV) permitió que García Blanes consiguiese renovar su puesto de alcalde durante otros cuatro años. Alianza Popular mantuvo los mismos los concejales, 6, mientras que el CDS, la resurrección del partido de Suárez, irrumpió en Elda ganándose la confianza del 20 por ciento del electorado y 5 concejales. Las dos listas restantes, el Partido de los Trabajadores de España-Unidad Comunista (PTE-UC) y la Plataforma Humanista (PH), quedaron fuera del reparto.

Las elecciones de 1991 terminaron por acusar el desgaste de un PSOE y, sobre todo, de un Roberto García Blanes que llevaba doce años al frente de la formación. En el albor de la última década del siglo XX, la sombra de la abstención volvió a hacerse alargada en los comicios del 26 de mayo, subiendo hasta el 35,1 por ciento. Los socialistas consiguieron mantenerse a en primer lugar con un 42,11 por ciento de los votos y perdiendo un solo concejal. La refundación de Alianza Popular, el Partido Popular (PP) mantenía los 6 ediles de la legislatura anterior mientras que el CDS ganaba uno, un total de 6, con Francisco Sogorb Gómez, el alcalde de la Transición, a la cabeza. IU mantuvo sus dos ediles mientras que Unió Valenciana (UV) y la Unitat del Poble de València (UPV) no obtuvieron representación.

La ajustada victoria de los socialistas se tradujo en la primera gran polémica para formar gobierno de la democracia. PP y CDS acordaron votar a Sogorb durante la sesión de investidura. Ambas formaciones sumaban 12 concejales y contaban con el apoyo de casi el 50 por ciento de los electores eldenses. Sin embargo, la abstención de los dos representantes de IU permitió que el PSOE, como lista más votada, lograse una vez más la alcaldía, aunque en una clara minoría que no era sino premonitoria. Comenzaba así la última legislatura de García Blanes, el segundo alcalde más longevo de la ciudad con 16 años de mandato, solo superado por Antonio Porta Vera, dirigente en los últimos 17 años del Franquismo.

1995, el año del cambio… a medias
Las elecciones locales del 28 de mayo de 1995 adelantaron el cambio de política que iba a sufrir el país solo unos meses más tarde. La hegemonía del PSOE llegaba a su fin en prácticamente todo el territorio nacional acusando el desgaste de tantos años de gobierno y con escándalos de corrupción un día sí y otro también. En Elda se ensayó la vuelta de tuerca al panorama electoral con la primera victoria del PP. El partido liderado por Camilo Valor recogió el voto de castigo a los 16 años de mandato socialista y consiguió recoger el 47,76 por ciento de los votos, duplicando el número de concejales hasta llegar a 12. El PSOE, ahora con Juan Pascual Azorín al frente, consumaba su desplome consiguiendo solo el respaldo del 33,32 por ciento de los eldenses llamados a votar, y conseguía el peor resultado de su historia –aunque luego se superaría– con solo 9 concejales. Esquerra Unida-Els Verds (EU-EV), por el contrario, lograba subir de 2 a 4 concejales. La candidatura Partido Elda Independiente (PEI) se quedaba sin representación, al igual que el CDS, que se hundía para desaparecer definitivamente del mapa.

La victoria del PP, que formó gobierno en minoría, solo se pudo saborear durante 11 meses. En este periodo se gestó una alianza entre los dos partidos de izquierda para, finalmente, arrebatar el bastón de mando a Camilo Valor, que renunció al cargo (23 de mayo de 1996) a favor de Jose luis Martínez Lázaro, ante la propuesta de una moción de censura. Juan Pascual Azorín conseguía así ocupar el sillón del alcalde, mientras que EU-EV, con Domingo Orgilés como cabeza de lista, se hacía cargo de la tenencia de alcaldía. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas, dado que dos ediles de la coalición abandonaron el partido.
CONTINUARÁ…

Print Friendly

2 Comments

  1. querido, siento dericte que EU en las pasadas consiguio 144 votos que no dan para un concejal, si no es mala mi informacif3n. de donde sacas 1 concejal para EU? sino sabes cuantos votos ha obtenido? y si fueran como la vez anterior, tampoco tiene para uno. y tampoco puedes restar los 144 de aquella a estas. o los que le faltan a IU que ha bajado se han ido al Psoe? yo creo que no todos, aunq sean de Izquierdas. y te lo digo, quiza porque este9 en la situacif3n. algunos hemos votado a PP esta vez porque queriamos un voto fatil. IU cada vez ire1 a menos, hasta desaparecer del mapa

    • Los datos están disponibles para cualquier persona en la dirección . Como se comenta en el artículo, EU consiguió 2.182 votos, suficientes para lograr una representación de dos concejales.

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>