Datos, Política, Reportajes — 25 mayo, 2015 at 3:21 pm

Democracia en dos colores: la historia electoral de Elda (III)

por

La pluralidad con matices

Los resultados electorales de la noche del 24 de mayo dejan un solo titular claro: El PP se hunde al dejarse por el camino 7.000 votos y 7 ediles , después de lograr la mayoría más rotunda de su historia en 2011. Adela Pedrosa no podrá renovar su cargo para un tercer mandato, dado que ni siquiera podría pactar con Ciudadanos, la única fuerza que, a priori, estaría dispuesta a llegar a un acuerdo con la ya ex alcaldesa y que ha irrumpido con fuerza en Elda con 3 concejales. La victoria fue para el PSOE que, no obstante, está obligado a entenderse con el resto de fuerzas de izquierdas que han conseguido acceder al salón de plenos: Sí se puede Elda, Compromís y Esquerra Unida. Por primera vez desde la vuelta de la democracia 6 formaciones políticas se han repartido el voto de los ciudadanos y tienen un asiento garantizado en la que será la corporación municipal más plural de la historia.

El próximo alcalde será Rubén Alfaro, un éxito para el PSOE con una lectura más terrenal, un aumento de 600 votos y un concejal más con respecto a las elecciones de 2011. Una ligera subida que llama al optimismo pese a estar muy lejos de los resultados de antaño. El voto socialista que se ha perdido de forma progresiva desde finales de los años 80 regresó a la izquierda a través de Compromís y Sí se puede Elda. El primer partido calculó bien su estrategia en Elda después del fallo que supuso concurrir en 2011 con un candidato que venía de perder las primarias de UPyD, ganando con el trabajo de Manuel Ibañez y su equipo más de 1.500 votos con respecto a los comicios pasados, lo que le da derecho a dos ediles. El voto del descontento también entró con fuerza, con 2.804 votos y dos concejales para la lista encabezada por Víctor Alarcón, quedando a solo 4 votos de conseguir uno más, que finalmente consiguió Ciudadanos.La formación liderada por Francisco Sánchez protagonizó la entrada más fuerte de la noche, aunque no por ello menos esperada. El partido de Albert Rivera no sufrió el castigo de sus electores por la anulación de las primarias celebradas por la agrupación local a un mes de las elecciones ni la presentación de un candidato in extremis, haciendo valer así su condición de relevo de UPyD como alternativa de centro con 2.808 votos, la tercera fuerza más votada, lo que le da derecho a 3 ediles.

En la parte baja, solo Esquerra Unida se mantuvo dentro de las expectativas, pese a perder votos con respecto a 2011. El partido liderado en Elda por Javier Rivera se quedó con los dos ediles que ya consiguiese en las últimas elecciones, una constante que se ha repetido durante los últimos años a pesar del trabajo realizado en la oposición desde su aparición en 1987.

Sin representación en la corporación municipal quedaron UPyD, Ciudadanos Demócratas y Vox. Los primeros, siguiendo la línea descendente del partido en toda España, perdieron cerca de 500 votos, lo que no permite que Silvia Poveda renueve el escaño conseguido en 2011 por César Martínez. La candidatura independiente de este último, exUPyD y exCiudadanos –salió de la formación tras ganar unas primarias anuladas posteriormente por la dirección provincial– solo contó con 636 apoyos. Por último, Vox, con la exconcejal popular María Dolores González únicamente logró 227 votos.

¿Qué ha pasado?
La caída en desgracia de Adela Pedrosa era un escenario aceptable a tenor de la más que posible debacle electoral del PP en gran parte de los municipios españoles, algunos tan emblemáticos para los populares como Madrid o Valencia. La segunda legislatura que Pedrosa inició en 2011 con una victoria aplastante era un regalo envenenado por una herencia recibida, la suya propia. Agotado el dinero estatal y autonómico que le permitió realizar obras a diestro y siniestro durante su primer mandato y con una tasa de desempleo que no ha hecho más que crecer, la estela del PP se desvanecía al mismo tiempo que sus proyectos más incomprensibles, como el bus guiado, un carril bici o la ficticia Ciudad del Zapato, se dejaban olvidados en un cajón. El carpetazo a los medios de comunicación locales entre acusaciones de caza de brujas, sus enfrentamientos con la Policía Local y el movimiento vecinal y el despilfarro accesorio, como los pregones de fiestas, hicieron el resto. Un último intento desesperado, la reforma de la Plaza Castelar inaugurada de tapadillo en plena campaña a costa de una Junta Central de Moros y Cristianos que no rechistó su instrumentalización política, no fue suficiente para que Pedrosa, que había barrido eficaz e inteligentemente a todos sus adversarios anteriores, sea de nuevo alcaldesa.

El PSOE, por lo tanto, solo ha tenido que mejorar ligeramente sus resultados de las pasadas elecciones, los peores de su historia, para superar al Partido Popular y volver a encabezar el gobierno local después de 8 años. Rubén Alfaro ha pasado a encabezar un proyecto que está obligado a guiar a la ciudad durante la próxima legislatura con la experiencia que otorga una oposición de cuatro años en las que tanto el PSOE como el resto de grupos han tenido que lidiar con dificultades añadidas para realizar esta labor, como la eliminación de un sueldo para los partidos rivales, hecho del que posteriormente Pedrosa se retractó. La convergencia de los partidos de izquierda, con los veteranos de Esquerra Unida –grupo que ha hecho su oposición “a pelo”durante los últimos cuatro años, ya que rechazó el sueldo de Pedrosa– y el aire fresco de Sí se puede Elda y Compromís, se antoja el único escenario posible para la gobernabilidad de la ciudad. En medio tendrán a la tercera fuerza más votada, Ciudadanos, que ha rentabilizado el pico de popularidad mediática de los últimos meses para conseguir 3 concejales sin apenas programa local y con un candidato, Francisco Sánchez, que solo ha tenido un mes de rodaje. El que fue su cara visible hasta mediados de abril, César González, ha acabado pagando los platos rotos del juego de las sillas que ha sido pasar de UPyD a Ciudadanos y de allí a su propia candidatura, una travesía que ha empañado su labor en la oposición durante la última legislatura.

Print Friendly

Un comentario

  1. Estoy convencido, que los que hace 18 meses iniciamos la campaña de freno al desastre de la Plaza Castelar, fuimos parte activa del descalabro del PP en Elda.

    No pudimos frenar la eliminación de un seño de identidad, de nuestra ciudad (como tampoco se consiguió en 1969 y 1972), pese a las 4.000 firmas conseguidas, por falta de implicación de la ciudadanía eldense, Pero de lo que si estaba convencido, era de saber el rechazo a esta remo delación cuando fuese inaugurada, por parte de l@s ciudadan@s, que sienten el valor de los sentimientos patrimoniales y a su vez el rechazo del despilfarro en obras innecesarias, como las realizadas en la Plaza Castelar. Remo delación que unida a las realizadas en otros parques de nuestra ciudad, tan absurdas como el mini carril bici del Peri, la minipista de Atletismo, el Pac de la zona centro y lo más grave, el nuevo Pepico Amat y los tres millones de € de la Avenida. de Ronda, las pistas de Padel de San Crispín……………… Todo ello unido a una forma de gobernar, prepotente y de espaldas a las AAVV y AMPAS, da este resultado que sinceramente uno no se lo esperaba, con tanta rotundidad.

    Lo que si que espero es que el nuevo equipo de gobierno, viva la ciudad en todos y cada uno de sus detalles que son muchos y complejos (control de suciedad en fachadas y parques, control de mantenimiento de parques y espacios naturales, control del uso de las instalaciones municipales (pago de tasas y precios públicos, licencias de venta de bebidas….uso de luz y agua…), transporte público, recuperación de servicios perdidos (Renfe, Colegios….), tradiciones (bajada de las antorchas, deporte escolar, campeonatos locales….), recuperación de espacios (Multiusos Plaza de Toros, Casa de la Juventud, Cuartel de la Guardia Civil, antiguo conservatorio de Música, Parque del Trinitario, Pantano, Peri del Vinalopó, Altico San Miguel…………………….

    Y así un largo etc. de perdida de identidad, en especial el tejido industrial.

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>