Datos, destacados, Sociedad — 11 noviembre, 2015 at 11:18 am

Elda cuenta un 17% menos de establecimientos desde 2007.El crecimiento comercial se estanca tras el descenso de la última década

por

El crecimiento de la mayor parte del sector terciario de Elda lleva estancado desde el comienzo de la actual década. La actividad comercial, pese a ser dos puntos mayor que la media de la Comunidad Valenciana, pierde fuelle desde el año 2007, antes del inicio de la crisis y se sitúa en poco más de 818 establecimientos a tenor del último dato conocido, el reflejado en el Anuario Económico de La Caixa del año 2013. La pérdida de negocios en este sector es de 17,2% desde mediados de la década pasada. En 2005, la ciudad contaba con un total de 1.274 actividades comerciales minoristas, el punto máximo de los últimos diez años.
La cifra del anuario económico de la entidad bancaria catalana es la misma con la que cuenta Agencia para el Fomento de la Innovación Comercial (AFIC) para sus estadísticas, dado que el pasado mes de julio emitió un comunicado a los medios locales haciendo hincapié en la recuperación del tejido comercial eldense. Una entidad, AFIC, que no cuenta siquiera con datos a través de la herramienta online Portal del comerciante para los nuevos empresarios que deseen emprender un negocio en la ciudad.

Una caída progresiva
En los últimos años de bonanza económica, Elda llegó a contar con más de 1.200 establecimientos minoristas. Sin embargo, los datos de 2007 ya revelan una caída brutal de esta actividad. En dicho año, antes de que la crisis económica hiciese caer el consumo, la ciudad pasó de 1.274 actividades a tan solo 988. Desde entonces, cada nuevo año se ha registrado un descenso hasta la ya conocida cifra de 818 actividades minoristas.
La progresiva pérdida de comercio en la ciudad no pasó inadvertida al gobierno de Adela Pedrosa, que en su primera legislatura impulsó un Plan de Acción Comercial para dinamizar los negocios del centro de la ciudad y convertirlo en un centro comercial al aire libre mediante la semipeatonalización de las principales arterias comerciales de la ciudad, Juan Carlos I, Poeta Zorrilla y Antonino Vera; limitando el paso de tráfico rodado y eliminando plazas de aparcamiento para favorecer el tránsito de peatones.
El cambio de fisonomía de dichas calles finalizó en diciembre de 2010. Sin embargo, la actividad comercial de la ciudad continuó su descenso progresivo. Unos datos que no impidieron que se continuase ampliando el radio de acción del plan comercial a calles como Jardines o la Avenida de Chapí, bajo unos planteamientos similares –reactivar el comercio favoreciendo las rutas a pie– aunque ejecutados de forma distinta.
También los bares
Dentro del sector servicios, la hostelería ha sido, tradicionalmente, un refugio ante situaciones de desempleo e inestabilidad laboral. Sin embargo, la caída de la actividad económica en la ciudad, que a día de hoy continúa siendo una de las que más paro registra en la provincia de Alicante, también ha hecho mella en la restauración, con una pérdida del 40,1% de locales de restauración y bares en el periodo de 2007 y 2012, según las cifras del anuario de La Caixa, con un total de 190 establecimientos.
Print Friendly

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>