Datos, destacados, Reportajes, Sociedad — 26 febrero, 2015 at 5:02 pm

Las heridas de la crisis; Elda pierde en dos años 1000 habitantes en edad de trabajar.

por

Las heridas que ha provocado la crisis económica en Elda, lejos de cerrarse, continúan abiertas. La ciudad ha perdido 2.000 habitantes en los últimos diez años, 1.000 de ellos solo entre 2012 y 2014 y todos del grupo de edad entre 16 y los 65 años. La población activa de la localidad, esa que sufre una tasa de paro del 20 por ciento que alcanzó su punto más dramático en 2012, sigue disminuyendo ante el envejecimiento progresivo de la ciudadanía, la marcha de los inmigrantes y la búsqueda de los jóvenes de un futuro laboral lejos de su ciudad natal. Dentro de los municipios que conforma la Mancomunidad Intermunicipal del Valle del Vinalopó solo Petrer ha conseguido aumentar su número de habitantes pese a que también tiene el estigma de mantener a casi un cuarto de sus vecinos sin un empleo estable.

Los datos demográficos de Elda alcanzaron su cenit en el año 1990. En aquel momento la ciudad tenía 57.515 habitantes, casi 4.000 más que en la actualidad. En la década posterior, con la pérdida progresiva de la industria local, la población descendió hasta situarse en el año 2000 en un mínimo de 51.501. Los años siguientes, considerados como el techo de la economía nacional gracias a las políticas que favorecieron una industria de la construcción desaforada, la ciudad recuperó parte de los habitantes que había perdido gracias, en parte, a la llegada de inmigrantes atraídos por el crecimiento económico del país y la facilidad de encontrar un puesto de trabajo, especialmente en el ladrillo. En 2004, con el fin de las dos legislaturas del Partido Popular en el gobierno central, Elda se encuentra de nuevo en el crecimiento, alcanzando su población más alta de lo que llevamos de siglo XXI. Un total de 55.576 personas poblaban una ciudad que, sin embargo, veía como su industria enseña, el calzado, continuaba sin levantar cabeza. El progresivo traslado de población joven a Petrer, que en aquel momento comenzaba a edificar su vasto término municipal todavía sin explotar y ofrecía suelo más barato e impuestos menos altos, fue otra de las causas por las que la ciudad no acababa de despegar, demográficamente hablando.

La última década, con una recesión global y una crisis que ha sumido al país en un retroceso social nunca visto en democracia, ha vuelto a afectar a la ciudad en términos de población. Desde el año 2005, Elda ha perdido exactamente 2.031 habitantes. No obstante, el dato más relevante es la desaparición de 1.000 personas en edad de trabajar tan solo en los últimos dos años, lo que viene a constatar tres hechos. El primero es la falta de oportunidades para la población activa, con unas cifras de paro que parecen imparables y un empleo de baja calidad, en el que prima la temporalidad. La falta de puestos de trabajo ha hecho que muchos jóvenes emigren, bien a otros países o bien a otras poblaciones, para buscar un futuro profesional. El total de personas en edad de trabajar que ha perdido Elda en la última década es de 2.863, equivalente a la población total del municipios cercanos como La Romana u Hondón de las Nieves.

La segunda causa de esta pérdida de población activa es el envejecimiento progresivo de los habitantes de la ciudad. El número de personas en edad de jubilación ha aumentado de forma imparable mientras que el de menores de 16 años ha ido bajando de forma progresiva. Así, en 2005, el total de personas en edad de jubilación en Elda era de 8.658 personas, mientras que en la actualidad es de 10.167. Por el contrario, la población más joven partía hace una década de una cifra similar, 8.727 personas, que ha ido bajando hasta los 8.050 niños que tiene la población en la actualidad, según los datos extraídos de la revisión anual del padrón que realiza el Instituto Nacional de Estadística.


Por último, y también como consecuencia de la crisis, el colectivo inmigrante ha comenzado a abandonar una ciudad en la que cada vez es más difícil encontrar un puesto de trabajo y mantener un nivel digno de vida. En 2005, Elda contaba con 3.471 residentes procedentes de países extranjeros. Al inicio de la crisis, en 2008, ese número había crecido hasta las 3.712 personas. Sin embargo, en los últimos años se ha ido perdiendo población foránea hasta los 2.582 habitantes registrados en 2014.

Print Friendly

Envíe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>