Ciudadanos, Opinión, Política — 7 junio, 2015 at 9:42 pm

Opinión: 30 carteles y un Supercinco

por
Con la digestión ya hecha de las elecciones, es buen momento para realizar un análisis de lo que votamos en Elda. En primer lugar sobresale el descalabro sufrido por el PP y la derecha. En segundo, destaca la fuerte entrada de los partidos emergentes de izquierda, con un leve incremento de 590 votos a favor del PSOE que le permitirán gobernar; y en tercero, es significativo el escaso éxito de los dos grandes partidos transversales de centro.
Concurrí a las elecciones con Ciudadanos de Centro Democrático (CCD). En esta tribuna me ocuparé de analizar lo sucedido entre mis correligionarios ideológicos: UPyD y Cs. Después de que unos ladrones políticos nos robaran unas primarias legales, un partido y el trabajo de un año, me siento plenamente satisfecho por el equipo y los resultados obtenidos. La lucha y la rebeldía ante las injusticias entrañan una enorme decencia.
Legalizar una organización y presentar una lista cuando ya estaba abierto en el juzgado el plazo para acudir a las elecciones, no es nada fácil. Tampoco realizar una campaña electoral en un mes, sin el tirón de unas siglas nacionales, sin apenas medios y sólo provisto de 30 carteles electorales y un Supercinco que ya recorría las carreteras de España en los años de La Movida. Conseguir el equivalente a medio concejal, 636 votos, es digno y meritorio. Por ello, seguiremos adelante como alternativa política local.
Sin duda, el mayor de los fracasos es el sufrido por UPyD. Su dirección local, desde el mismo momento en el que prometí el acta de concejal, se marcó como objetivo romper la formación para quitarle la silla a quien primero los afiliados en unas primarias, y luego los electores eldenses, pusieron en el Ayuntamiento. Han pagado con su desaparición política el precio de sus acciones, pese al músculo económico exhibido durante la campaña.
UPyD ha conseguido representación en 81 municipios de España. Donde sus concejales y cargos han realizado un buen trabajado, se han preocupado de hacer política y han estado unidos, han mejorado sus resultados. Véase el caso de Novelda, donde los magentas duplican su representación al crecer de tres a seis regidores. No es ése el único ejemplo. También IU en Elda, con una marca al borde de la desaparición, ha logrado mantener sus dos ediles.
Sabemos que hay una individua que se dedica a echar las culpas de sus males a todos menos a ella. Le pediría que por una vez en su vida fuera autocrítica. Dice también que se ponen a disposición de cualquiera de las fuerzas vencedoras como mercenarios almogáraves. El que los quiera que los compre. Hace un año exacto que abandoné la militancia de UPyD porque esa persona y su pequeño ejército no tenía más fin que masacrarme para ocupar mi puesto. Eso se llama traición, y es exactamente lo que significa la palabra tránsfuga.
Si en ese partido existe algún afiliado que no sea familiar o amigo suyo, debe exigirle responsabilidades por el precipicio al que desde hace cuatro años han llevado a los magentas por pura ambición política personal. No hay que ser un Pitágoras para saber que si se suman sus 1.136 votos a los 636 de CCD, se hubiera conseguido, de sobra, mantener la representación de UPyD en Elda. Ahora ya saben que el mal siempre se vuelve.
En apariencia, los Ciudadanos de Paco Sánchez han cosechado un buen resultado al lograr tres concejalías. Si metemos el dedo en la miga, sabremos que sus datos son malos pese a haberse gastado ingentes cantidades de dinero.
Cs en Alicante ha logrado el 18,71% de los votos. Pero Oh là là! En Elda se ha quedado en el 10%. Si yo hubiera sido el candidato, no habría tardado ni un minuto en admitir mi fracaso. Sigamos. La candidatura autonómica de Cs en Elda obtuvo 3610 votos (13% del censo), frente a los 2808 de la local. Eso no sólo significa que Paco Sánchez ha hecho un mal papel en su ciudad al no aproximarse ni de lejos el promedio citado, sino que además, le ha quitado de una tacada a su partido 802 votos y, con ello, la opción de disponer de 4 concejales y ser matemáticamente llave de gobierno. Si no hubieran pasado como una apisonadora por encima de todos los que constituimos Cs en Elda, eso no hubiera ocurrido.
Si yo tuviera la certeza de que en mi ciudad natal hay 802 personas que querían votar a mi partido, pero no lo hicieron porque yo era el candidato, me iría a mi casa y ni se me ocurriría presentarme a las “primarias” que, con toda probabilidad, convocará Cs el 4 de julio para hacer como que elige a sus candidatos al Congreso de los Diputados.
Disponer de 3 concejales en estos momentos en Elda, no sólo significa que se estará en la oposición, sino que además, obliga a ser la mejor de todas. Mucho me temo que el único objetivo del Sr. Sánchez, no ha sido otro que utilizar a sus compañeros de candidatura y a las propias siglas, como trampolín de plataforma política personal hacia la Carrera de San Jerónimo, aunque no está en las mejores condiciones para hacerlo.
Personalmente no me imagino a alguien acostumbrada al mundo universitario metiéndose entre pecho y espalda decenas de expedientes de cientos de folios sobre asuntos locales y atendiendo a los vecinos en sus problemas cotidianos, algo que él ha tildado por activa y por pasiva ante mis oídos como “política de boina”. Eso, y no otra cosa, significa ser concejal y estar al servicio de tu comunidad. Que la número 2 de la candidatura se ate los machos, porque probablemente en pocos meses se verá sumergida en esa vorágine poco valorada y que, con gusto, debe quitarte horas y horas de su tiempo sin cobrar un duro.
En lo que mi atañe, el proyecto de CCD seguirá adelante con la finalidad de hacer oposición y propuestas desde una alternativa exclusivamente local y regenaracionista a un gobierno multipartito que auguro será prolijo en titulares pintorescos, un PP que estará bloqueado y sin capacidad de actuar, y unos Ciudadanos abandonados a la deriva por su líder.
Me siento enormemente satisfecho por los 636 votos que mis compañeros y yo hemos conseguido en un mes entre un marasmo de confusión por el cambio de siglas, algo que muchos condenan sin atender a las propias mudanzas que ocurren en todas nuestras vidas. El cambio forma parte de la naturaleza. En nuestro caso, hemos cambiado de partido, pero no de ideas, ni de objetivos. Lo esencial. Seguiremos haciendo política para ofrecer a la ciudad de Elda lo mejor de todos nosotros.
César González,
Exconcejal del Ayuntamiento
Print Friendly

3 Comments

  1. Estimado Cesar
    siendo bueno lo que escribes tiene un tufillo a venganza y resentimiento que es mi obligacion como numero 4 de CCD ELDA hacerte notar, se que no es prioritario para ti la venganza ni el resentimiento, te conozco como persona honrada y asi debe seguir siendo.
    El analisis politico es muy acertado, no tanto el destacar los grupos que te afectan mas que los otros, te has olvidado de Compromis por poner un ejemplo, partido sin representacion en la anterior legislatura y una irrupcion en esta con dos concejalias y con un numero de votos que ya los quisieramos nosotros. Es hora de hacer examen de conciencia, de sentir los 636 votos en nuestras espaldas y de decir a nuestros votantes que se puede y se debe hacer politica desde fuera del ayuntamiento y de que vamos a segui trabajando para, dentro de cuatro años volvernos a presentar.
    con un equipo nuevo, con el nombre de ELDA en mayusculas, con mas y mejores medios
    Un abrazo Cesar
    Alberto Martinez

  2. Buenas tardes
    Creo que es un análisis claro y contundente.
    Me gustaría comentar, que participar en política, cómo uno más de los que nos nació el convecimiento, de que ya estaba bien de pasividad, se me ha demostrado, cómo un camino lleno de zancadillas para los que desean, que la politica sea algo honrado y una prerrogativa más en la vida de todos.
    Esquivar las mafias añejas de políticos, está siendo complicado en toda España y una prueba que, algunos partidos llamados regeneracionistas, no han sabido superar.
    Petrarca dijo: “Todo el mal que puede desplegarse en el mundo se esconde en un nido de traidores”…
    Eso existe, hay que denunciarlo y hacerle frente, todas las veces que hagan falta.
    Los políticos honrados no son eremitas a los que les tengan que sobrevenir las plagas en silencio.
    A todos nos afecta.Saberlo nos da a muchos, aun más energía para no claudicar e intentar cambiarlo.

    Un saludo
    M.Carmen Rubio

Responder a Alberto Cancel

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>