El olvido

El olvido

Por Ofelia Serrano

Él le dijo que llegaría a Elda para pasar las fiestas navideñas, pero no vino. Ella, el 5 de enero, hizo las maletas, cogió la cartilla de racionamiento, a sus hijos y se marchó en el tren a reunirse con él.

Cuando los niños preguntaron dónde les iban a dejar los Reyes los juguetes, cayó en la cuenta de que los regalos se habían quedado en casa; percibió miradas de reproche en alguno de los viajeros del compartimiento y, sintiéndose culpable, agachó la cabeza

En Teruel despertó a los pequeños. Todos los viajeros habían entregado regalos de Reyes a los niños.

Texto del taller de microrrelatos Elda y la Navidad

Sobre el autor /

colaboradores@eldato.es

Escribe un comentario