Tardebuena

Tardebuena

Aquella noche no iba a ser diferente a otras. Se dio un sorbo de amargura mientras pelaba las patatas para la cena. Ponía la sartén al fuego cuando escuchó la puerta. Su cuerpo se puso en alerta y el regusto agrio de la velada anterior hizo que le corriese líquido entre las piernas.

Eran las siete de la tarde, pero la mesa del salón ya estaba vestida para Nochebuena. El murmullo y la música en las calles de Elda daban testimonio del avance festivo con la Tardebuena.

Entró en la cocina, pero no la encontró. Un golpe seco sonó de fondo y los sobrecogedores alaridos enturbiaron la fiesta.

Texto del curso de microrrrelatos Elda y la Navidad,

Sobre el autor /

info@eldato.es

Escribe un comentario